TERESA MADRE COPY – TERESA HELBIG
Registered Customers

Lost your password?
New Customers
Register

“Con Teresa nos miramos y decimos muchas veces: lo que hemos llegado a trabajar. Sin descanso. Nací en 1938, a los 14 años entré de aprendiz en Modas Plà, y llegué a oficiala peldaño a peldaño.

A los 19 años ya me hacía toda mi ropa, y la de mi madre y mi hermana. Era muy presumida, iba de punta en blanco.

Me cortaba el pelo, me ponía mis rulos, cogía el mantel de la mesa camilla y me hacía un playero muy total. Era muy espabilada.

Me casé con 23 años y tuve a Teresa un año después. Fue una posguerra durísima, gris y eterna.

Teresa-Helbig-Teresa-Madre-25-años-3

Trabajaba en casa primero, más tarde fuera. Y siempre con la niña a cuestas, porque no tenía dónde dejarla.

Teresa siempre dice que mi frase de esos años era: nena, corre, porque con el pluriempleo iba siempre de un lado al otro. La llevaba monísima, imagínate la ropa que le hacía. Qué lástima no haber guardado nada.

Después de haberme dedicado unos años a ser profesora de niños pequeños (un sueño que había tenido siempre), me fui a trabajar al Bulevard Rosa con Teresa Ramallal.

El Bulevard entonces era un hervidero, allí pasaba todo. Estaban Simorra, Zambo, Marionetas, Zas, Efectos Especiales, Francisco Valiente… A veces coincidía con mi hija Teresa allí, porque ella trabajaba allí; hacía escaparates en una boutique de la galería.

Teresa-madre-Teresa-Helbig-25-años

El famoso vestido de plumas llegó en los noventa. Las plumas eran blancas y las teñimos aquí mismo con té, quedaron color champagne, preciosas.

A causa del furor que despertó el vestido ella se planteó por primera vez diseñar una minicolección.

Compramos (nos equivocamos de cantidades)
los primeros tejidos, y nos gastamos una auténtica fortuna: 200.000 pesetas. Ahorrábamos como hormiguitas, y todo lo que entraba, directo al negocio. Ni un lujo, ni un capricho. Nunca hemos debido dinero a nadie.

Y a veces nos hemos sentido solas, porque, aunque por ejemplo mi marido nos animaba, tampoco entendía mucho qué nos traíamos entre manos. Nosotros teníamos nuestra secta de dos miembros, nuestro pequeño “Helbig Club”.

Teresa-Helbig-Vestido-Plumas-Origenes-25-años
Teresa-Helbig-Teresa-Madre-25-años

Esta profesión es dura y esclava. Se come todas las horas del mundo, y requiere una capacidad de concentración absoluta, además del teléfono de un buen fisioterapeuta. C’est la vie d’un chien, dijo Balenciaga de este oficio.

Construyes un gran castillo de cartas, y luego lo tiras de un manotazo. Puedes hacer una buena colección, pero no significa nada: la siguiente puede ser mediocre, o venderse mal. La única ventaja es que te permite reinventarte cada vez. La costura es una clase de geometría, de matemáticas. Un puzzle que hay que resolver.”

-Teresa Madre.

Teresa-Helbig-Vestido-Plumas-Origenes-25-años
arrowLeft
arrowRight