Así empezó todo – TERESA HELBIG
Registered Customers

Lost your password?
New Customers
Register

No sé si encontré a la moda, o la moda me encontró a mí. Guardo una foto en la que soy un mico, no levanto un metro del suelo, y en ella estoy al lado de mi vecina, que ese día hacía la comunión. La niña iba de blanco, con un trajecito de chaqueta y un minibolso. ¡Mi cara de admiración…! Me pareció tan moderna, yo no paraba de mirarla con los ojillos abiertos. Ir a un colegio de monjas, en esto estaréis de acuerdo muchas conmigo, te hace ser más creativa: hay que montarse estilismos con triquiñuelas y lucirlos sin que nos pillen. ¡Pues no llamaron veces a mi madre porque me ponía algún invento…!

Teresa Madre

“Nací en 1938, a los 14 años entré de aprendiz en Modas Plà, y llegué a oficiala peldaño a peldaño. Me casé con 23 años y tuve a Teresa un año después. Tuve la fortuna de poder ser testigo de unos años dorados para la costura en Barcelona.

La costura es una inversión en uno mismo, porque un vestido o un traje hecho a medida va a acompañarnos años y años y, lo que es más importante, va a trabajar siempre a nuestro favor. Yo sí creo en el poder de un vestido, porque lo he visto con mis propios ojos. La clienta que entra en el probador y la que sale es una persona distinta”

“Todo empezó con un vestido de plumas… Una de mis mejores amigas se casaba, y quise hacerme algo para la boda. Quería algo espectacular. No sé porqué, pero me dio por las plumas.

Las plumas eran blancas y luego a coserlas, una por una. Cientos, miles. Estuvimos varias semanas, mi madre y yo, todo el día. El vestido causó furor y nos propusieron diseñar nuestra primera minicolección.

Y así es como empezó todo…”

arrowLeft
arrowRight