MALLORCA 184 – TERESA HELBIG
Clientes registrados

¿Has perdido la contraseña?
Nuevos clientes
Registrarse

“El primer showroom que tuvimos fue en nuestra casa, que no teníamos ni espejo de cuerpo entero, las clientas se subían a la bañera para verse en el espejo del lavabo. La agenda era un folio pegado en la nevera con un imán: a las cinco, fulanita.

Y los armarios, curvos de peso de tener tantas cosas dentro. En 1996 llegamos por fin al piso definitivo, donde aún trabajamos y vivimos hoy.
Lo que más me enamoró de vivir aquí es vivir dentro de una parte de la historia.

arrowLeft
arrowRight